Baturros

Sin título-1

Por unos días la ciudad se engalana, resulta divertido subir al autobús y descubrir que está lleno de baturros, dicha transformación de algo cotidiano, se torna en un presagio de lo que se encontraremos cuando recorramos Zaragoza para estas fechas, en las que se conmevora la hispanidad y nuestra fiesta. Rios de gente se encauzan en filas, llevando flores en sus manos que seran ofrecidas a la patrona del lugar. Por un momento calles, mercadillos, gentes te llevan a otra época y población.